¿Cómo recibimos la recompensa de Dios?