¿Cuánto tardará Dios en responder a mi oración?