Tres cosas que debemos hacer cuando nuestro mundo se vuelve oscuro