Tres preguntas que debemos hacernos antes de llegar al destino final de la vida